ENFERMEDADES CRÓNICAS NO TRANSMISIBLES EN EL SIGLO XXI

  • Cristián Panigadi

Resumen

En Argentina, las enfermedades crónicas no transmisibles ocasionan el 73,4% de las muertes, el 52% de los años de vida perdidos por muerte prematura y el 76% de los años de vida ajustados por discapacidad. En 2015, el 40% de las muertes fueron por causa cardiovascular y el 25%, por causa oncológica. Las enfermedades crónicas no transmisibles se asocian a factores de riesgo modificables, son muertes prevenibles, algunas de ellas con una patología potencialmente curable o controlable,con intervenciones de largo plazo o puntuales, muchas veces sencillas y no muy costosas. Los especialistas en clínica médica deberían brindar una atención integral e integrada del paciente adulto; organizada con relación a los perfiles epidemiológicos; con respeto por las necesidades de salud del individuo y de la comunidad; en el marco de los servicios de salud de baja, mediana y alta complejidad. Ningún problema de salud del adulto, desde la juventud hasta la ancianidad, es ajeno a su incumbencia y responsabilidad. Muchos de los desafíos que enfrentan los sistemas de atención
de la salud, como la aparición constante (casi “semanal”) de nuevas tecnologías sanitarias, el envejecimiento poblacional y la transición epidemiológica hacia perfiles donde se suman enfermedades crónicas, con pluripatología, que se complejizan con una necesidad y una demanda social de mayor calidad y seguridad en los procesos de atención, requieren que se haga frente a los efectos adversos de la subespecialización médica. Y una vez más, acá están los clínicos. Las enfermedades crónicas no transmisibles no deberían ser comandadas por expertos en hipertensión, diabetes, dislipemia, obesidad o cardiología. El rol del profesional en el primer nivel de atención (generalistas y clínicos, junto al resto de los otros profesionales del equipo de salud) y la tarea del clínico en el segundo nivel son fundamentales para el abordaje de esas problemáticas, que en contadas ocasiones podrán requerir la presencia del hiperexperto (pero siempre en el contexto del trabajo en equipo, superador del concepto de interconsulta, y, por supuesto, descartando el término derivación).

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2021-11-09
Sección
ARTICULOS DE REVISION